Blogia
El alma al aire

Leer es un placer

Son muchas las personas que dedican los domingos a salir de sus casas, con el propósito de satisfacer en lo posible los deseos que han ido acumulando en su interior a lo largo de toda la semana: comer en un restaurante, ver una película o una obra de teatro, pasar la tarde en la cafetería con los amigos, presenciar el partido de fútbol del equipo favorito... Yo, sin embargo, adoro quedarme en casa los domingos por la tarde. Uno de mis placeres secretos, tras acabar las tareas del hogar, consiste en preparar las gafas, coger el periódico y el suplemento semanal, sentarme junto a la mesa del cuarto de estar y, muy tranquilamente, dedicarme a la tarea de averiguar lo que pasa en el mundo y lo que piensan sus gentes. “¡Ay, hija mía! No sé cómo puedes aguantar tantas horas leyendo...¡Cuídate la vista lo que puedas!” - me dice mi suegra, que apenas ve y suspira constantemente por sus ojos. Tal vez tenga razón. Pero como decía Sarita Montiel en la famosa canción, cambiando el cigarro por la letra impresa: Leer es un placer.
En la cubierta del periódico, la foto del nuevo lehendakari Juan José Ibarrestxe con sus 17 familiares junto al árbol de Guernica, en el día de la jura de su cargo. ¡Ojalá que con él llegara la paz definitiva al País Vasco! ¡Que nunca más sonaran las armas! ¡Que la palabra terrorismo en España, mejor, en el mundo, fuese tan solo una triste palabra para el recuerdo!
“El fin de semana que cambiará la historia. El proceso de conversión al euro se realiza sin problemas en este largo fin de semana.” Si he entendido bien, hoy es el último día en el que puedo encontrar las cotizaciones del Mercado de Valores en pesetas. Guardaré la página para el recuerdo.
“Abundancia de nieve, sobre todo en los Pirineos, para el disfrute de incontables esquiadores.” Viví mi niñez en un pueblo castellano de largos inviernos donde la nieve resultaba compañera de viaje durante largos periodos de tiempo. Incontables veces admiré extasiada la caída de los grandes copos que cubrían silenciosos la calle, los tejados, las bardas de los corrales, y extendí mi mano para permitir que se posaran sobre ella aquellas hermosas estrellas; fui dejando mis huellas sobre la blanca alfombra; rodé ladera abajo protegida por su blandura; hice muñecos de nieve con el abundante y helado material; tomé parte en incruentas batallas con mis hermanos y amigos; observé como mi padre iba abriendo camino con una pala para poder salir de casa; compartí la angustia de mi madre, mientras esperaba su vuelta desde la vía en los días de las grandes nevadas. Adoro la nieve. La contemplación de un paisaje nevado resulta un hermoso regalo para mi vista, pero ya no echo en falta su contacto.
El día de Año Nuevo, un tal F. L.de 24 años, fue detenido como presunto parricida de su hermano Óscar, de 26, al que, siempre presuntamente, apuñaló en presencia de dos niñas de 6 y 8 años de edad, hijas del fallecido. Cuando llegaron las primeras personas, alertadas por los gritos, el presunto asesino se encontraba, muy abatido, a los pies de la cama a la que había trasladado a su no presunto hermano. Es de pensar que estaba empezando a caer en la cuenta de que la había c....., con perdón , y que navegaba por un río sin retorno.
Ingresa en prisión la madre de un bebé de tres meses, presunta culpable de haberle causado la muerte por malos tratos. Deja a su hija de tres semanas abandonada en un bar.
¿Seres humanos o presuntas fieras?
Fred Basset nos cuenta en su viñeta que se averió el aspirador y cómo su dueño se ofrece gentilmente para arreglarlo. Dos horas después: El dueño de Fred, sentado en su sillón, rumia su fracaso, mientras contempla con incredulidad las incontables piezas que puede esconder en su barriga un aspirador.
Los premios Nobel de Literatura José Saramago y Gabriel García Márquez, con los brazos alzados y las manos unidas, posan sonrientes en los actos de conmemoración del 40 aniversario de la Revolución Cubana. Fidel, en su discurso, más corto que de costumbre, vaticina una grave crisis económica mundial, alaba la creación del euro y canta loas a la revolución. ¡Ay la revolución! Se podría comparar en sus comienzos con una botella de champán recién descorchada con miles de burbujas repletas de ilusiones. Luego, con el tiempo, le ocurre como al pequeño resto que se queda sin consumir, ya no resulta ni chicha ni limoná. ¡Pobres cubanos! Cuando el hambre arranca ruidos en las tripas durante tantos años, acaba por hacer enmudecer las loas en honor al gran Marx y al camarada Fidel.
Y ahora... Veamos qué sorpresas nos guarda el Suplemento. A doble página, belleza en rosa sobre campo primaveral en rosa para Estée Lauder Pleasures. Recuerdo una subida al Moncayo hace algunos veranos. El monte estaba precioso, con enormes macizos de flores silvestres de color rosa. También yo posé aquel día teniendo de telón de fondo una formidable explosión de color. El fotógrafo era un aficionado y la modelo no era bella como la joven de la revista, así que el resultado no es comparable; pero todavía conservo vivos los colores y olores de aquella gloriosa ascensión.
Arturo Pérez Reverte evoca sus recuerdos infantiles de la víspera de Reyes. Él reconoce que fue un puñetero niño con suerte. Yo fui la hija menor de un humilde ferroviario que vivía en un pequeño pueblo sin tiendas, sin escaparates repletos de juguetes, sin mecanos, peponas, caballos de cartón, ni pistolas de hojalata... Yo también sentía en aquella noche mágica las pisadas y el aliento de los Magos al aproximarse a mi cama para depositar sobre mis pequeñas zapatillas un cuento, o la muñeca de trapo que mi madre había cosido a escondidas, un pedazo de guirlache casero y un puñado de higos y de pasas. Y yo me sentía feliz con ello, porque algo me decía por dentro que no debía esperar otras cosas.
¡Vaya tío el que ocupa la página siguiente del artículo de Javier Marías! Eau pour homme GIORGIO ARMANI. He deslizado lentamente mi dedo por su pelo coquetamente alborotado, su frente espaciosa, sus cejas, tupidas y perfectamente arqueadas, su nariz recta, sus labios sensuales, su mentón firme, su cuello poderoso... Lo he acariciado todo, todo a excepción de su única oreja visible. Su borde superior era lo menos atractivo de este desconocido Apolo.
"Estas Navidades serán más dulces con AZZARO POUR HOMME.” Al comprar esta colonia, según su tamaño, te regalan 18 ó 36 piezas del exquisito chocolate Godiva. ¡Mmm...! Y la chica va desabotonando la inmaculada camisa de un varón que nos mira sonriente mostrando su perfecta y blanca dentadura.
"Los últimos secretos del Vaticano” ¿Seguro? ¡Me cuesta trabajo creerlo! Interesante reportaje hablando del Archivo del Santo Oficio, en el que se guardan todos los procesos de la Inquisición. En la actualidad, cuenta su autor, hay acceso libre a todos aquellos documentos anteriores a 1.903. A partir de San Pío X el secreto es total. ¡Ya me parecía a mí...! Anuncia que El Papa Juan Pablo II, el Miércoles de Ceniza del año 2.000, pedirá perdón en nombre de la Iglesia por las injusticias cometidas en el pasado. Eso está bien. Pero... además de confesar los pecados, como ocurre con una buena confesión, ha de haber propósito de la enmienda, que según el catecismo, consiste en una firme resolución de no volver a pecar. ¡Amén!
A doble página, un anuncio de la Compañía Telefónica nos muestra las musculosas piernas y macizos traseros de los que parecen ser jugadores de un equipo deportivo.
"Iñaki Perurena, mientras juega su diaria partida de cartas, bebe PACHARÁN LA NAVARRA. Sabor afrutado, con claro sabor a pacharanes, color rojo natural...”
Chicarrón del norte este Iñaki, ¿eh?. Sobre la mesa puede verse una copa y una botella que muestra en su etiqueta la leyenda: “Cosecha 1.997, portando un ramito de pacharanes. Pacharanes... las llamadas endrinas en mi tierra, los arañones del somontano del Moncayo... Con solo cerrar los ojos, puedo sentir sobre mi lengua la aspereza y acidez de estos frutos silvestres que tantas veces gusté en mis correrías de niña por los alrededores de mi pueblo natal.
"Tiempo de brillos” Broches, collares, sortijas deslumbrantes...” Una modelo luce sobre su frente el broche estrella “ Chanel.” 31.250.000 ptas. Junto a otra puede leerse lo que sigue: “Vasari.” Sortija en oro blanco. 1.950.000 ptas. Y esto otro: Collar “Khesis” de oro gris. 2.275.000 ptas. Y esto: Collar “C” de Cartier, letras C encadenadas en oro amarillo... 11.310.000 ptas.
Estoy pensando... No sé si pida alguna de estas baratijas a los Reyes Magos, aunque… ya casi no queda tiempo de escribir la carta. ¡La verdad es que no sé por cual decidirme! ¡Qué problema!
Marina Mayoral, en el artículo de la semana, reflexiona sobre la gordura y la delgadez y confiesa el secreto que, según piensa, la mantiene en forma, cosa que parece molestar a algunos de sus conocidos, hasta el punto de permitirse sospechar que ella se provoca vomitonas, se somete a largos ayunos, o dispone de un método particular que en su egoísmo se niega a compartir. El secreto de comer y no engordar, dice Marina, es... correr. Correr desde la mañana hasta la noche. En casa, en la calle, en los transportes, en los grandes almacenes, en el trabajo, en el cine y en el teatro... Eso mismo debe de pasarme a mí. Por eso no me engordo. Aunque no vivo en la ciudad, mi sino de mujer que trabaja fuera de casa y que desempeña también las tareas del hogar es correr, correr, correr, día tras día, durante toda la semana.
Son ahora las 12 menos cuarto de la noche. En los entreactos de esta larga tarde, he aceptado las disculpas de mi hijo, que, según me confiesa, no me trató como yo me merezco cuando hablamos por teléfono en la tarde de ayer. Estos días tiene problemas en el desempeño de sus tareas de objetor. Además acaba de pasar la gripe y se ha quedado con un bajo tono vital - tendré que prepararle algún complejo vitamínico que lo ponga fuerte -. Después de escuchar sus confidencias, que no suelen ser muy frecuentes, he tendido la ropa, preparado la cena, he esperado pacientemente hasta las nueve y media de la noche, hora a la que mi marido ha vuelto a casa de ver el partido de fútbol, he soportado que se pusiera como un bruto hablándome de mi hijo porque, a pesar de tener ya cumplidos los 25 años, él se siente con derecho a dirigir su vida... ¡Maldito macho ibérico! Me ha despanzurrado de mala manera por llevarle la contraria. "Tú, cállate!” - me dice. ¡Y yo ya me voy cansando de callar...! Hemos cenado en silencio, como convidados de piedra. Cuando he terminado de fregar, pronto, debido a la diligencia de mis dos abuelas que, con 90 y 84 años de edad, montan cada día una pequeña competición a ver cuál de las dos seca mayor cantidad de cacharros y quién es capaz de hacerlo con más rapidez, no he querido entrar en el cuarto de estar, como una muda forma de protesta por lo sucedido. He permanecido sola y silenciosa en la cocina, hasta consumir las últimas páginas del Suplemento. En la contraportada, una bella joven de labios jugosos como cerezas, vistiendo un rojo vestido de tirantes me incita, tras una torre transparente compuesta por 11 frascos, a dejarme envolver por la irresistible fragancia del Chanel N° 5. ¡Hasta he conseguido olvidar por un buen rato mi considerable cabreo conyugal!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Corazòn... -

Leer no solo nos relaja...tambièn nos enriquece! ya veo q usted, lo ha aprovechado muy bien...Me ha sorprendido lo bien que maneja las letras...que mala suerte que nunca haya podido publicar una obra...Esta si es escritura...no como lo que hago yo...(es q estoy enamorada) jajaja...usted vera que todo para mi es amor...y otras tantas desamor..!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres