Blogia
El alma al aire

El castillo

Me gusta mucho subir al castillo. Sólo quedan dos grandes muros desportillados en el monte redondo y verde. Doy unas cuantas volteretas sobre la blanda hierba. Me acerco al paredón que mira al pueblo. Hay un corro de mujeres cosiendo en la replaceta. Una moza viene por el camino de la fuente. Lleva el cántaro en la cabeza y una botija en cada mano. Me gustaría ser mayor y poder hacer lo mismo que ella. Las gallinas escarban en los muladares, y un gallo lanza su ¡kikirikí! que va extendiéndose ligero por el aire. Otro gallo le contesta desde otro punto del pueblo. Las yuntas labran en los campos al tiempo que la tierra va mudando de color. Miro a lo lejos, donde más que verse se adivinan los pueblos vecinos: Reznos, Carabantes, La Quiñonería, La Peña de Alcázar, y abajo, a la derecha, la mancha oscura del monte de carrascas. Ahí está el Costanazo con sus piedras brillando al sol. Me canso de mirar por ese lado. Ahora podría picar un poco el suelo con la piedra. ¡Quién sabe si tendré suerte! El Isidoro, que sabe mucho, y es tan mayor como mi padre, dice que en el castillo hay un tesoro escondido desde el tiempo de los moros. Todos los chicos picamos con las piedras cuando subimos. Un día u otro tiene que aparecer. Ya me he cansado. Ahora me voy corriendo al otro lado del castillo pasando por el Orinal de la Zorra. Es una losa grande con un pequeño agujero. Casi siempre hay allí agua recogida. Los mayores dicen que sólo es agua de lluvia, pero los chicos sabemos muy bien que la zorra acude allí todos los días para mear en su orinal. Oigo el jadeo de un tren. ¡Fa, fa, fa, fa! Lejos, pequeña y blanca se ve la estación. El tren mixto, como una larga culebra avanza, hasta esconderse en la trinchera, mientras se esparcen lentamente por el aire los jirones de humo negro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Corazón -

Muchas felicidades en el día de tu cumpleaños, Corita. Aunque te haya quitado unos años, sigues siendo muy joven. Te deseo todo lo mejor. Saludos. Toria

Corazòn... -

Estimada Toria, muchisimas gracias por su visita y sus comentarios. Le agradezco tanto que me visualice de 20 añitos, pero debo confesarle que tengo 34!!! justamente hoy estoy de aniversario.
Este relato me ha transportado a lugares y sonidos, escuche claramente el kikiriki de ese gallo...y hasta parece que tenìa los orines de esa zorra...y me imagine dentro de ese tren que va haciendo fa..fa..faaa...Un beso y saludo enorme desde Mèxico.
;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres