Blogia
El alma al aire

El castigo

Sentados en sus asientos, inquietos, alargan los cuellos para poder divisar a través de las ventanas a los privilegiados que pueden jugar en el recreo. Están castigados porque en la tarde de ayer chillaron como energúmenos mientras se cambiaban de ropa en el gimnasio al terminar la clase.
¡Ay! ¡Qué hermoso y apetecible resulta el recreo cuando no puedes disfrutar de él!
Elena, que podía haber salido porque ayer no asistió a clase y por lo tanto no estaba castigada, ha preferido permanecer en clase junto a sus compañeros, a sabidas de que tendría que permanecer sentada y en silencio.
Los observo con disimulo. ¡Miran por la ventana como el preso a través de las rejas de la prisión! Los más próximos no pueden resistirse a la tentación. Sin notarlo, sus piernas se enderezan para contemplar el bullicio, las risas, las carreras de los demás. ¡Qué chachi poder jugar al balón!- parecen pensar Pablo y José Luis. ¡Qué bien saltar a la comba!- sueñan Sara y Noelia! Cómo me gustaría adentrarme en su interior y comprobar si en sus cabecitas de siete años albergan sentimientos de rencor hacia la Seño que no les permite salir a jugar. Hay bostezos, suspiros, miradas, toses, palabras que se escapan, muecas, mímica… Sólo dos minutos más. Les dejaré diez minutos para que se desfoguen y estén tranquilos en la última clase. Y la Seño se pregunta qué ocurrirá el próximo día en el gimnasio, si habrá servido para algo la lección.
- Seño, el Diego se está quitando los zapatos.
Julia cuenta los chicos del patio. José, incapaz de permanecer sentado por más tiempo va a la papelera a tirar un papel.
- ¡Vamos chicos, al recreo! ¡Ya!
La cara se les ilumina con una sonrisa y, mansamente y en silencio, se ponen en fila para salir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Corazòn... -

Buenos dias: comparto lo que dice Mary...
Sin quererlo remonte aquellos dias de colegio en los q fui tan feliz, :)
Gusto en saludarle y que este bien. Besos.

;o)

_Mary_ -

Toria:
Resulta muy difícil establecer un código de disciplina en un grupo de niños o de jóvenes; de momento habrá inconformidad, pero para el mañana, habrá un agradecimiento.
Saludos desde México.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres