Blogia
El alma al aire

Los otros niños

Mientras nuestros niños crecen seguros y confiados, arropados por el amor familiar, con todas sus necesidades cubiertas, rodeados de juguetes caros con los que muchas veces no quieren jugar, sabiéndose los centros de atención de cada familia, y convirtiéndose por ello en muchas ocasiones en pequeños tiranos… hay otros niños. Miles y miles de niños viviendo en el horror. Su vida es tan desgraciada, que cuesta trabajo creer que el infierno en el que viven pueda ser real. He leído un reportaje de la revista El Semanal sobre los niños de Uganda. Voy a limitarme a copiar algunos fragmentos del mismo. “Cae la tarde en Uganda y el miedo despierta. Al anochecer, 50.000 niños huyen de sus casas. Pasan la noche en iglesias vacías, estaciones de autobús o en las calles. Y cuando amanece, regresan a sus hogares. Escapan de los rebeldes, que los secuestran o los matan durante la noche.” “Los ejércitos rebeldes se abastecen de ellos, a los que utilizan como animales de carga o esclavas sexuales, mientras los preparan para convertirse en soldados.” “Muchas veces, los más jóvenes son obligados a matar a los miembros más cercanos de su familia” ”Cuando un niño se escapa y vuelve al pueblo, los rebeldes se vengan matando a sus familias, así que para evitar esto, a veces la aldea se niega a admitirlos”
“Fui secuestrado en mi pueblo… Estuve con los rebeldes 14 meses, hasta que pude escapar. Una vez casi me matan porque no fui capaz de matar a mi hermano. Se escapó, los rebeldes lo capturaron de nuevo y me ordenaron que lo matase.” (Alex Atoo, 13 años)
“Me secuestraron los rebeldes y me sacaron de mi pueblo cuando tenía 12 años. Me dieron como esposa a un comandante rebelde que me violó la primera noche. Mientras estuve con los rebeldes maté a muchos con mi Kalashnikov.”(Lilian Amono, 23 años)
“Mataron a un amigo de mi pueblo porque no podía cargar con todos los bultos que le obligaban a llevar. Durante una batalla con el ejército, logré escapar. Tengo muchos cortes en los pies y en las manos. Tengo miedo de regresar a mi pueblo”(Vicky Atimango, 13 años)
¿Qué puedo añadir?¡No me quedan palabras…!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Toria -

Me alegro de saludarte, Regina. Gracias por tu visita. Hasta la próxima. Toria

Regina4R -

Hola, de la mano de Corazón he entrado a conocer tu blog, y me ha encantado de aqui en adelante entraré a menudo a leerte. Espero que algun día pases por la mia.
Un saludo y un beso.

Con respecto a este artuculo ¡cuanta razón! que pena que nuestros niños acomodados en el bienestar no valoren lo que tienen al menos en una gran mayoria, en fin cosas de la humanidad que no deja de sorprendernos en este caso terriblemente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres