Blogia
El alma al aire

Esa enfermedad maldita

Hoy hemos podido ver a través de la televisión a un buen número de políticos, presentadores y personas conocidas de nuestro país, portando el lazo rojo que recuerda la celebración del Día Mundial del Sida. Aunque ha habido importantes avances médicos, y en los países desarrollados los enfermos que siguen un tratamiento adecuado tienen mayores expectativas de vida, todos conocemos los terribles estragos que produce la enfermedad en los países pobres, donde sus víctimas se cuentan por millones cada año. A los daños físicos que causa hay que añadir las no menos importantes secuelas psíquicas, ya que los enfermos han de ocultar su dolencia para evitar verse marginados por la sociedad, como si fuesen unos apestados.
Yo brindo esta noche por los investigadores que se esfuerzan en buscar un remedio total para esta plaga de nuestro siglo, por todos los profesionales de la sanidad, y de una manera especial por los que desarrollan su trabajo en los países del tercer mundo y por los misioneros, porque son capaces de ofrecerles su ayuda, su cariño y su cercanía. Quiero también pedir perdón, en mi nombre y en el de todos aquellos que vivimos cómodamente instalados en nuestro mundo,los que cada año nos colocamos el lazo rojo como una señal de solidaridad mientras tratamos de ocultar nuestro miedo, y que quizás, si adivinásemos la presencia de uno de ellos en nuestro lugar de trabajo, o entre nuestros conocidos y amigos, no dudaríamos en hacerles el vacío para alejar el peligro de nuestras vidas y de las de nuestros seres queridos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Corazón... -

Querida Toria...

Hoy su relato me ha conmovido y me ha hecho temblar. Cuanta verda encierran sus palabras, la falta muchas veces de conocimiento de información nos lleva a ser distantes de la realidad. Yo sólo puedo ofrecer una oración para todos aquellos que de una u otra forma estan implicados y pido a Dios que pronto se descubrá algo para este terrible mal... Sí, detrás de ese liston rojo se oculta una cara diferente.

Un saludo y beso!


;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres