Blogia
El alma al aire

Esta vez, no, señor Pérez- Reverte!

Cada domingo por la tarde tengo una cita con el suplemento El Semanal. Aunque a veces, no sé por qué razón, tengo la manía de empezar su lectura por el final - quizás sea como consecuencia de ser una zurda contrariada, o vaya a saber usted por qué, poco importa cual sea la razón - al abrir la revista, tras recrearme con el anuncio espectacular de la colonia ESTÉE LAUDER, que ocupa las dos primeras páginas, suelo leer la sección El bloc del cartero, en la que aparecen distintos escritos enviados por los lectores de la revista. Y a continuación, leo el artículo de Arturo Pérez – Reverte. Suelo disfrutar con casi todo lo que escribe, aunque, muchas veces viene aderezado con sal gorda – quiero decir con eso que su lenguaje me resulta un poco… un poco … ¡Vaya, que suele utilizar un montón de palabras mal sonantes! Y es algo que no sé si podré perdonárselo nunca al señor Reverte, porque yo siempre he sido una señora muy mirada en mi manera de hablar, y sin embargo, empiezo a notar que por su influencia nefasta cuando me enfado mucho, mucho, mucho, empieza a salir de mi boca- por lo bajini- algún que otro taco. Bueno, pero a lo que iba. Hoy no me ha gustado nada lo que ha escrito. ( Si él leyera lo que escribo, que no lo va a leer) seguro que diría: Y a mí qué…. Me importa un h...... lo que piense esta “torda”, o algo parecido. Habla hoy de las mujeres. ”Las púas de la eriza”, se titula su artículo. Habla en él del cambio experimentado por las mujeres en estos últimos años, de las mujeres emancipadas y agresivas. “En los últimos tiempos las erizas se han puesto de punta que da miedo verlas”- dice. Y habla de que “las mujeres se ven forzadas a pelear en un mundo de hombres…( en eso debo darle la razón) y de que las únicas mujeres trabajadoras que no están desquiciadas, o no van por la vida con un cuchillo entre los dientes buscando a quien capar, son las que no tienen hijos, las que se libraron al fin de ellos…” “Así que no me extraña que las erizas anden erizadas – dice- En el mundo actual sólo hay algo peor que la cabronada de ser mujer: ser lúcida, consciente de la cabronada que supone ser mujer” Esto es lo que dice. Me pregunto con qué mujeres trata para que pueda llegar a tal conclusión. ¡No Señor Pérez-Reverte! ¡Ni mucho menos! ¡Ser mujer es algo muy hermoso! Y, por supuesto, no le permito dudar de mi lucidez.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres