Blogia
El alma al aire

¡Que la vida te sonría, Milagros!

¡Que la vida te sonría, Milagros! Me gustaría que pudieseis verlas con vuestros propios ojos. Me refiero a las páginas 12 y 13 del periódico Heraldo de Aragón de hoy, día 2 de enero. Trataré de explicarlas para vosotros. En la página 12, puede verse un reportaje sobre los primeros bebés nacidos en este año recién estrenado en los hospitales de Aragón. Aquí los tenemos. Son: Marcos Pascual, nacido en Zaragoza; Natalia, en Huesca; Israel, en Teruel y Walaa, en Barbastro. Se nos ofrecen datos de los padres: su edad, profesión, lugar de residencia, el equipo médico que atendió a las madres, se nos habla de las incidencias del parto, de la emoción y el nerviosismo de los progenitores… Y por supuesto, nos hablan de los bebés: De su peso y de su talla, de que uno de ellos venía rodeado con tres vueltas del cordón umbilical, de que alguno se resistía a abandonar el refugio seguro del vientre materno… Y podemos ver sus fotos. Son las fotos de unos angelotes descansando confiados y seguros en sus cunitas y entre los brazos amorosos de sus madres.
¡Qué gozo! No sabéis la envidia que siento al verlos, porque ya me va pidiendo el cuerpo ser abuela. Pero… parece que por donde yo vivo las cigüeñas lo tienen muy difícil. En fin qué vamos a hacer. ¡Paciencia!
Y la página 13 –también es casualidad- aparece ocupada en su mayor parte por la noticia de un bebé encontrado en un cubo de basura, en los aseos de un local “after hours” de música tecno-house de Zaragoza. Una no sabe mucho de inglés, pero quiero entender que se trata de uno de esos locales que permanecen abiertos más allá de los horarios normales. Apolonia Angono, una guineana de 23 años, estaba disfrutando de la fiesta de la Nochevieja y tuvo necesidad de usar los servicios. Al entrar en ellos escuchó un ruido en el cubo, revolvió los papeles y encontró al bebé. Un bebé que a ella le pareció “un extraterrestre, porque era de color verde”; pero se trataba de una niña de aspecto azulado por efecto de la falta de oxígeno y de la hipotermia. Casi con seguridad, la pequeña no tenía más de dos horas de vida, un poco más y hubiese muerto. Era una niña de nueve meses de gestación, lo cual quiere decir que su madre- cuánto cuesta decir esa hermosa palabra al referirse a casos como el que nos ocupa- tenía que estar gorda, pero nadie pareció advertir su presencia en el local.
Y yo me pregunto: ¿ Qué circunstancias pueden llevar a una madre a abandonar a su suerte a un ser indefenso, cuando hay cientos de padres esperando recibir el milagro de una adopción? ¿Sería joven? ¿No tendría una familia que la arropara? ¿Qué estará sintiendo ahora dentro de sí, después de haber renunciado a una parte de su ser? Quiero pensar que fue la locura o una absoluta desesperación la que la obligó a realizar semejante monstruosidad. Cualquier animal da la vida por sus crías… ¿No se podría esperar otro tanto de un ser humano?
Y la buena Apolonia cogió a la criatura en sus brazos y salió muy nerviosa pidiendo auxilio. “¡Quiero que se llame Milagros!”- gritaba. Y ciertamente, ese es el nombre que más le cuadra. ¡Que la vida te sonría, Milagros! ¡Que tengas mucha suerte y que encuentres una madre que te haga sentir lo que encierra esa bendita palabra! Porque la mujer que te dejó abandonada en aquellos lavabos no era una madre, era…otra cosa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Toria -

Para Corazón.
Ya visité tu blog, Corazón.Dices cosas muy bonitas de tu madre. Ciertamente una madre es el mejor regalo. Un beso. Toria

Mafi:
Un saludo para ti Mafi. Verdaderamente es algo terrible desprenderse de un hijo; pero lo es mucho más si lo haces a sabiendas de que el bebé puede morir. Gracias por tu visita. Un saludo. Toria

Mafi -

Seguramente quien parió a esta criatura no puede llamarse madre. No existe desesperación alguna en este mundo que justifique esta clase de crimen, porque un abandono de esta naturaleza es un crimen. Posiblemente esté haciendo gala de una intransigencia monumental pero frente a estas cosas (que en mi país son moneda corriente, por desgracia) no puedo evitar sentir que me hierve la sangre y pierdo el poco raciocinio que la Madre Natura me dió.

Corazòn... -

Toria, su página, es hermosa con sus textos...!

Es que en la de corazón, le ayudan mucho las imagenes :) pero usted lo va haciendo muy bien...

Que triste lo que he leído en su texto.. Sabe? Yo hoy escribí de mi mamacita :) es que cuando la mujer es madre, pero vaya que deja de existir para ella y vive por nosotros los hijos... Espero que pronto le den un nieto, los bebes son preciosos, yo no soy madre pero tengo cinco sobrinitos que para que le cuento...son unos duendes por toda la casa :)

Me da gusto saludarle, esperando que esté muy bien... Un beso y hasta pronto!


;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres