Blogia
El alma al aire

¡Han talado los chopos!

¡Han talado los chopos! Tras los fríos de este largo y crudo invierno, hoy, por fin, hemos tenido un hermoso día. He aprovechado para dar un agradable paseo por el camino de siempre. Ese camino, recorrido tantas veces, que ya lo siento como si me perteneciera un poco. Los melocotoneros lucen en todo su esplendor. El hermoso estallido rosa sobre el verde tierno del sembrado, los ocres labrantíos, el azul luminoso de un cielo limpio de nubes... todo canta las glorias de la ya cercana primavera. Pero…¿a dónde han ido a parar los airosos chopos que flanqueaban la acequia? ¡No ha quedado ninguno! Me duele contemplar la larga hilera de muñones sangrientos. Nunca más aspiraré el penetrante perfume de sus hojas tiernas. Ni escucharé el alegre murmullo del viento entre sus ramas. Ni cantarán los pájaros sobre sus copas. Y cuando llegue el otoño, no volveremos a pisar mi perro y yo aquella alfombra crujiente y olorosa. Con toda seguridad, el hombre de la motosierra, el causante de tal desaguisado, no podrá ni siquiera imaginar mi amor por esos chopos, ni el cúmulo de dulces sensaciones que esos árboles provocaron en mí, ni mi pena por su desaparición… ¡Adiós viejos amigos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

_Mary_ -

¡¡Toria!!
Da mucha tristeza ver como los viejos amigos son retirados por manos inconscientes, a fin de abrir o despejar un camino, por estética o por negligencia.
En la zona del Santuario de la Mariposa Monarca, ayss... amiga... que dolor y pena da observar el paisaje devastado por la tala inmoderada de pinos, que son el refugio de este animalito que viene desde Canadá a pasar el invierno a México... Las autoridades no han podido o no han querido poner alto a esto... viejos amigos que ya no están...
Saludos desde México.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres