Blogia
El alma al aire

Velando las armas

Velando las armas Trayendo a cuento a Don Quijote, una vez más en este cuarto centenario de la publicación del libro, quiero recordar uno de sus primeros episodios, concretamente aquel en el que encontramos al hidalgo Alonso Quijano velando sus armas en el patio de la venta para poder ser nombrado caballero. ¿Qué pensamientos no pasarían por su mente en el transcurso de aquella larga noche?
Salvando todas las distancias, también yo estoy velando mis armas esta noche. Hace muchos años, en este dieciséis que empieza ya a latir, durante las fiestas de San Isidro Labrador, mi madre me dio a luz. Muchos años, sí. Sesenta años. El hecho de estrenar decenio, cuando sabes que ya apuraste más de la mitad, se presta a muy sesudas reflexiones. Y ahora que la filosofía se encuentra en horas bajas - en estos días precisamente se están haciendo públicas las protestas de muchos intelectuales porque esta disciplina está siendo relegada de los planes de estudios – ahora, digo, yo he sentido la necesidad de filosofar desde mi experiencia, sobre el pasado, el presente y el futuro de la vida. He pensado tantas cosas, tantas…, que si las pusiera por escrito correría el riesgo de espantar a mis lectores. No pienso hacerlo. Simplemente apuntaré algunas de ellas: En primer lugar, constatar la levedad de la vida y del tiempo. Como dijo Jorge Manrique en sus coplas: “Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando como se pasa la vida…” Se pasa tan deprisa…
Y ante mí pasan como brillantes fogonazos mis juegos de niña, mis ilusiones de juventud, mi familia, mis amigos, mi trabajo, la alegría y el dolor, lo que se fue quedando en la cuneta al paso de los años, los sueños incumplidos, los proyectos inacabados, toda la gente que se fue… Y está el hoy, con la jubilación al alcance de la mano. Y el mañana, con tantos interrogantes abiertos, con la enfermedad y la muerte planeando como buitres carroñeros sobre nuestras cabezas …
Pero una cosa sé con certeza. Que estoy dispuesta a saborear a fondo la copa de la vida, en el convencimiento de que el toque amargo es lo que hace posible saborear todo lo dulce y hermoso de la existencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Corazón... -

Gracias por brindarme su amistad... Es un placer caminar por el mundo virtual, y encotrarme gente tan valiosa como usted :-)

Deseo lo siga pasando bien, hay que desear felicidad para todos los días del año, aunque el cumpleaños es un día muy especial :)

Besos y gracias, nuevamente.

Buen día!

;o)

Corazón... -

Estás son las mañanitas, que cantaba el rey david, hoy por ser día de tu cumpleaños te las cantamos aquí... Despierta mi bien despierta, mira que ya amaneció, ya los pajarillos cantan la luna ya se metio... Que linda está la mañana...

Toriiiiiia muchas felicidades, deseo de todo corazón que Dios, le de muchos años más de vida...

Le traje un humilde regalo, ande, es una bolsa muy pequeña, sabe lo que contiene?

Esto:
Felicidad,
Amor,
Paz,
Dicha,
Prosperidad,
Que en sí los juntamos le daran mucha felicidad :)

Un abrazo muy fuerte desde México para España, todo mi afecto y cariño. Es usted una persona maravillosa, gracias por estar allí :)

Besos, con cariño:

María Antonia

;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres