Blogia
El alma al aire

El sudoku

El sudoku

No he podido leer el periódico ni la revista XLSEMANAL como suelo hacerlo cada tarde de domingo. Después de comer, una vez terminadas las tareas domésticas, he ayudado a mi hija a redactar un escrito. Luego hemos tenido visita. Cuando por fin estaba en disposición de comenzar la lectura, he abierto el periódico por la página de los pasatiempos. Me gusta leer las tiras de Garfield y Fred Basset. Después, armada de lápiz y goma, me pongo a rellenar el Autodefinido. Suelen ser bastante asequibles. Pero, desde este verano, he descubierto un nuevo pasatiempo. Y allí está al acecho, esperándome para ponerme a prueba y gozar con mis repetidos fracasos.

Se llama Sudoku. Consiste en un tablero, dividido en nueve cuadrados de nueve celdas cada uno. Algunas de las celdas contienen un número. El juego consiste en rellenar los nueve cuadrados con las cifras del 1 al 9, sin que éstas se repitan ni en los cuadrados ni en las filas ni en las columnas. ¡No es fácil! ¡Nada fácil! Domingo tras domingo acabo dándome por vencida con una triste sensación de perdedora. Pero hoy, no. Lo intento una y otra vez, hasta que la cabeza me echa humo. Y, casi sin darme cuenta, ha anochecido. Mi marido solicita mi atención, así que dejo el entretenimiento aparcado. Me he jurado a mi misma que no me iré a la cama sin lograrlo. Y… ¡de repente se me ha encendido una lucecita! Cojo un papel aparte y voy anotando las cifras comunes entre cada fila y cada columna. Luego hay que ir eliminando las repetidas. Es un buen método. ¡Siempre que no te dejes de anotar algún número y tengas que empezar de nuevo!

Dicen que los aragoneses son tozudos. Yo no lo soy por nacimiento, pero quizás se me haya pegado al cabo de los años. ¡Viva! ¡Lo he conseguido! ¡Ah! ¡Qué sensación de triunfo! Desde ahora no tendrá secretos para mí. Dicen que este jueguecito es bueno para estimular el cerebro, sobre todo para las personas que estamos pisando el umbral de la tercera edad. Será así, pero durante el largo rato que he dedicado al maldito Sudoku, he pensado que se me fundían las neuronas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Toria -

Te lo agradezco, José Antonio, pero últimamente dedico poco tiempo a los sudokus. Un motivo es la falta de tiempo y otro, que se me ha ido ya un poco el interés por ellos después de haber hecho una muy considerable cantidad de ellos. Un saludo

José Antonio -

He caído por casualidad en tu página. Si te interesa te puedo pasar una hoja de cálculo en excel que he preparado para facilitar la resolución del sudoku. Solo es una ayuda para no tener que andar escribiendo y borrando y por lo tanto emborronando. No te preocupes, el trabajo mental es exactamente el mismo. Solo necesitas tener el programa excel.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres